martes, 3 de noviembre de 2009


Érase una vez un esqueleto que se llamaba Hueso. Nunca daba miedo a nadie y por eso se enfadaba mucho. En la noche de Halloween los niños y los mayores pensaron que era un disfraz y por eso no se asustaron. A medianoche decidio ir por las casas para asustar a los niños y que le temieran. Esa noche si que le tuvieron mucho miedo. Hueso fue muy feliz.

1 comentario:

Hapi dijo...

hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....